La historia de un estudiante universitario que habita el cerro para sus clases

El estudiante no fue beneficiario de ningún programa en la Universidad del Centro del Perú pese a vivir en una zona alejada y no tener conectividad para desarrollar las clases virtuales.

La historia de un estudiante universitario que habita el cerro para sus clases

Comparte |

Jorge Espinoza Rivera es un estudiante de la facultad de ingeniería Metalúrgica de materiales de la Universidad Nacional del Centro del Peru, quien con su ingenio y creatividad no detuvo su formación profesional pese a lo difícil que le resultan las clases virtuales.


El vive en una localidad llamada Hualis perteneciente al distrito de Marco de la provincia de Jauja- Junín, en este lugar no hay cobertura de internet y para tener conectividad es necesario subir a un cerro y buscar señal.


Esta situación no fue excusa para continuar sus clases del segundo semestre de su carrera profesional. Con un poco de paja, chala, adobes y bolsas de polietileno construyó una choza en un cerro ubicado a unos 30 minutos de su vivienda, pero corriendo él llega en 10.

Para pagar el servicio de internet en su celular, Jorge se levanta muy temprano, ayuda a sus padres y hermanos en la chacra; mientras sale, conecta su celular para que no tenga problemas con la batería y este soporte al menos seis horas.

Sus clases inician a la 1 de la tarde y hay días en los que se queda hasta las 9 de la noche en el cerro. Siempre lleva consigo una linterna, porque no hay luz eléctrica; ropa abrigadora, por el frio intenso; sus libros y su celular que, aunque no es de última generación le ayuda a escuchar las enseñanzas de sus profesores.


No fue beneficiado:

Jorge es el penúltimo de 12 hermanos y es el único que estudia. Sus padres, quienes se dedican a la agricultura y ganadería, lo apoyan y esperan que se convierta en el gran profesional que sueña ser. En el lugar donde viven no trabajar un día significa no comer.


Para Jorge de 19 años, la pandemia por la COVID-19 afectó su economía familiar y no fue beneficiario de ningún programa que ofreció su universidad. No logró inscribirse al comedor universitario y no recibió un equipo telefónico con internet, tampoco estuvo en la lista de bonos.


Conocimos su historia a través de su primo Einer Rivera, estudiante de la carrera de Ciencias de la comunicación, quien considera a Jorge como su ejemplo a seguir. Ambos universitarios esperan que las autoridades del sector educación conozcan la realidad y los esfuerzos que muchos realizan-


Rpp Noticias se comunicó con las autoridades universitarias y se comprometieron a entregarle un equipo telefónico con 13GB de internet; así Jorge ya podrá recibir sus clases sin ningún inconveniente, el se suma a los 3164 estudiantes que recibieron este beneficio.

Fuente:

Rpp Noticias

Comentar

+ Actualidad